El 23 de abril es un día simbólico para la literatura mundial, ya que en este día y en el año de 1616 fallecieron personalidades como Cervantes, Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega. Igualmente se conmemora el nacimiento o muerte de otros autores prominentes como Maurice Druon, Haldor K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla y Manuel Mejía Vallejo.

La celebración de este día fue una decisión espontánea tomada en la Conferencia General de la UNESCO que se celebró en París en 1995, para rendir un homenaje universal a los libros y autores.

Un libro no es simplemente un montón de hojas escritas sin ningún sentido. Un libro siempre es escrito para un fin y con un objetivo claro. Puede ser para educar, para dar lecciones, para transmitir un estado de animo, para enamorar, para dejar volar la mente y para tantas cosas que es prácticamente imposible enumerarlas una por una.

LIBRO ABIERTO

Un libro abre nuestra mente y nos lleva a reflexionar sobre cada cosa que leemos, a interpretar que es lo que nos están queriendo decir o transmitir, siendo a la vez un instrumento que saca nuestro ser de la monotonía de las redes sociales, de la televisión. Que nos invita a sentir en los dedos, el placer de pasar de una página a otra.

Esta celebración no puede dejarnos indiferente. Muy por el contrario, debe rescatar la magia de la lectura y sacarnos de nuestra cotidianeidad para descubrir nuevos mundos.

El jueves 21 de Abril se hizo la apertura de la Feria Interacional del Libro en Buenos Aires, que dura 19 días y ofrece la posibilidad de acceder a distintos talleres. En el siguiente link podrás ver la programación: Programa 42° Feria Internacional del Libro

¡No te la pierdas! ¡Tenés tiempo hasta el 9 de Mayo!

COMPARTIR